Poesia

Amor i forma

 L'amor res té a veure amb la forma
 La forma del meu nas, el color dels meus cabells,
 Res tenen a veure amb l'amor
 Mai ningú s'ha enamorat d'un rostre, d'un cos,
 Ens enamorem del que hi ha al darrera
 L'amor res té a veura amb la forma de la meva cara,
 l'amor tan sols té a veure amb la forma en com batega el meu cor. 


Bella amiga
 
Ja van sent hora
 vella amiga
 que tu i jo ens donem la mà
 que deixem d'ignorar-nos i esquivar-nos
 Que tan hi fa si ens donem l'esquena tota la nit
 Si al final
 Com sempre
 Acabem dormit al mateix llit
 Ja va sent hora
 vella amiga
 que tu i jo ens donem la mà
 I explica'm suau
 A cau d'orella i amb veu tènua
 Explica'm si cal amb tremolors i silencis
 Qui ets
 Què et porta aquí
 Ja és hora
 vella amiga
 Ja és hora que t'escolti
 Posar i obrir orelles i sobretot
 Sobretot
 Sobretot
 Obrir el cor
 Fràgil
 Vulnerable a les teves paraules
 Vella amiga
 Ja és hora que ens girem
 I potser la teva mirada no és tan temuda com pensava
 I potser els teus ulls són més clars que el que pensava
 I potser  
 I potser
 I potser...
 Ja és hora vella amiga
 De que em giri
 I simplment
 Et vegi
 Et miri
 I en tu
 Em vegi
 Em miri
 I tu
 I jo
 I tu
 I jo
 Deixem de ser qui som
 I no sé ja qui ets
 I no sé ja qui sóc
 Reflectit en els teus ulls et reconec i em reconec
 Vella amiga
 Ara que et miro
 Ara que et veig
 Ara que entenc
 Que la teva història és la meva és la teva és la seva és la nostra
 Que la teva història és la de tots
 Ja és hora, vella amiga
 Estimada
 Ja és hora, estimada por, que deixi de donar-te l'esquena
 I tremolós com mai
 T'obri el meu cor i allí t'hi doni escalfor
 Benvinguda, vella amiga
 T'obro la porta del meu cor


En silencio

Que el silencio cure
Caer en tus brazos y que así caigan y depositen
Las historias de algunos hombres
Desafortunadas, la mayoría

Porque uno no llega por fortuna a un sitio así,
Porque tal vez, por citar alguna de ellas...
Tal vez el amigo que lo animó a uno a dejar Honduras 
para venir a la rica Europa, este amigo se esfumó y nada màs se supo; y 
 Europa sí que es rica, pero no para todos y menos para uno que llegó acá con lo puesto.
Y así uno se ve de repente en un pabellón de emergencia, sin plata y con todavía menor 
idea de cómo conseguirla.

Caer en tus brazos
Y que así, en silencio, depositen las historias que uno escuchó;
Y así de a poco las historias van despojándose y caen como hojas,
Y uno, uno que soy yo, contemplo
Contemplo dolido cómo poco puedo hacer yo por cambias destinos ajenos.
Uno, uno que soy yo,
Que trato de ser muleta para el cojo,
Veo como a ratos me miran como si fuese jaula para el pájaro.
Y me duele.

Y las historias de unos y de otros,
Que caen como hojas,
Y yo que sigo aquí en tus brazos.
Y en el cielo las nubes
Y con ellas el silencio,
Bálsamo que cura al tiempo que acaricia
Este atardecer.

Y cada hoja que cae,
De uno y de otro,
Que no soy yo.
Y aunque caigan todas las hojas,
Una pequeñita parte de esa historia vive ya en mi,
Imborrable,
Siendo así un poco la historia de todos.

Y despojado ya de hojas,
Me encuentro a mi.
Mi latido, mi piel,
Teñidos imperceptiblemente de historias ajenas que ya no lo son tanto.

Y me acuno, yo, con todo,
Me acuno en tus brazos,
Y me envuelve el silencio.

Y en silencio, me veo,
En silencio, te veo.

Y en silencio dejo de ser yo deseando tu piel,
En silencio dejas de ser tu deseando mis ojos.
En silencio yo soy tu piel
Y en silencio tu eres mi ojos.

En silencio dejo de ser yo, en silencio dejas de ser tu,
En silencio nos deshacemos en un sólo cuerpo,
Que somos yo,
Que somos tu.
En silencio me doy cuenta que, en cierto modo, somos todos.

Me llamo Daniel, nací en Barcelona aunque acabo de llegar a ella. Duermo en un centro, 
y también trabajo en él. Ayer cobré mi nómina y hace días que no me queda ni un 
centavo. Necesito trabajar para pasarle dinero a mi hijo y mi mujer, y no tengo hijos. 
Anhelo a mi mujer, al otro lado del océano, mientras la aprieto entre mis brazos.